Blogia
Arctica

Desastres antropogenicos

El Gobierno canario intenta eliminar obstáculos ecológicos que paralizan proyectos urbanísticos

El plan reduce la conservación de flora y fauna, es alarmante si pensamos en que las Islas tienen una especial presencia de endemismos.

"- Avutarda hubara canaria. Es un ejemplo de reducción del nivel de protección. En el catálogo estatal es una especie "en peligro de extinción", el canario lo deja en "vulnerable".

- Pinzón azul de Tenerife, lagarto tizón, gavilán y praderas marinas de sebadales. Son algunas que pasarían de "vulnerables", "sensibles de alteración de su hábitat" o "de interés especial" a una nueva categoría: "especie de interés para los ecosistemas canarios"".

Fuente: El País.SOFÍA MENÉNDEZ - Fuerteventura - 06/01/2010

A pesar de las protestas de científicos y de grupos ecologistas, el Gobierno de Canarias (Coalición Canaria y Partido Popular) ha intentado tramitar por la vía de urgencia la proposición de ley del nuevo catalogo autonómico de especies amenazadas, según el cual se rebajará la protección al 50% de las especies en peligro de la comunidad.

El registro elimina 226 especies protegidas, rebaja la cobertura a otras 131 y ampara a 94 de una forma que los expertos califican de "irracional y perversa", puesto que sólo velará por la planta o el animal que esté dentro de un espacio protegido.

El Ejecutivo trató de habilitar el mes de enero -inhábil a efectos parlamentarios- para acelerar la aprobación de la norma, pero no logró la mayoría suficiente. La premura ha provocado un malestar añadido en el grupo socialista canario. Para la diputada Guacimara Medina es inaceptable intentar llevar por la vía de urgencia un asunto que exige el consenso de la comunidad científica. "Estas prisas no tienen nada que ver con los intereses ciudadanos, ni con los de las especies amenazadas", dice. La socialista exige la retirada de la propuesta porque "no cabe mejorarla" ante su falta de rigor científico. Reclama además que se presente como "proyecto de ley" y no como "proposición", fórmula que, según Medina, ha sido elegida para evitar la participación ciudadana y los informes técnicos independientes. Los socialistas presentarán una enmienda a la totalidad.

El director del Medio Natural de la Consejería de Medio Ambiente de Canarias, Francisco Martín, defiende el rigor científico del nuevo catálogo autonómico, basado en el Banco de Datos (Proyecto Biota) que gestiona el propio Gobierno canario. Aurelio Martín, profesor de zoología de la Universidad de La Laguna, cree que el verdadero problema está en los criterios con los que se elaboran los inventarios e informes, ya que son reglas establecidas por ellos mismos: "No se puede estar de acuerdo, por ejemplo, en valorar el declive de las especies sólo desde 1970".

El reciente dictamen del Consejo Consultivo del Parlamento de Canarias, aunque no es vinculante, alerta sobre la carencia de régimen sancionador y señala con claridad que el nuevo catálogo no puede producir alteraciones que supongan una disminución de la protección en relación al catálogo estatal. El inventario español de especies amenazadas debe ser el referente en la proposición de ley para determinar las especies "en peligro de extinción" y "vulnerables", y, en los casos que supongan disminución de su protección, "tales cambios deberán ser corregidos en aras a la adecuada concordancia entre el catálogo canario y el español".

Este informe, firmado por los juristas Carlos Millán Hernández y José Suay Rincón, señala algunos ejemplos de esa falta de concordancia. Es el caso del pinzón azul de Tenerife, que en el nuevo catálogo pasaría de su actual categoría de "vulnerable" a la de "especie de interés para los ecosistemas canarios", una nueva figura creada por esta propuesta de ley y sin equivalente en el catálogo nacional. Esto otorgaría, según la comunidad científica, una mayor discrecionalidad al Gobierno de Canarias a la hora de realizar una protección efectiva.

Para los detractores del plan, el caso más flagrante es el de los sebadales: fanerógamas que conforman auténticas praderas marinas. Su protección actual como "vulnerables" hizo que el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) paralizara las obras del puerto de Granadilla, al sur de Tenerife, pero el catálogo propuesto ahora colocaría los sebadales en el lote de "especies de interés para los ecosistemas canarios". Esto abriría la puerta para eludir la sentencia del TSJC que paralizó el macropuerto, proyecto que prevé una inversión de 380 millones de euros. Precisamente, en su resolución del 4 de marzo de 2009, el alto tribunal señaló "la falta de rigor científico en la descatalogación del sebadal". Es en el desbloqueo de este proyecto donde los opositores ven la principal motivación para la creación del nuevo catálogo.

La asociación Ben Magec / Ecologistas en Acción, de hecho, hace responsable de todo "el lío" al consejero canario de Medio Ambiente, Domingo Berriel. Éste fue imputado hace años por delito ecológico cuando era director de Obras Públicas, al dar el visto bueno a un Plan Parcial en El Cotillo que hubiera destruido una de las zonas vírgenes de Fuerteventura donde habita la avutarda hubara, especie en peligro de extinción a la que el nuevo catálogo canario también rebaja su protección.

En cuanto al sebadal, desde el 1 de enero una orden del Ministerio de Medio Ambiente rescata esas plantas subacuáticas del sur de Tenerife, a las que se otorga categoría de Zona Especial de Conservación, junto a otros 26 Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) en las costas canarias. La orden es consecuencia de la Ley 42/2007 sobre el Patrimonio Natural y la Biodiversidad, que a su vez desarrolla una normativa comunitaria.

Entretanto, fuentes de Coalición Canaria aseguran que en el trámite de enmiendas "prevalecerá la máxima protección, bien del inventario nacional o del autonómico". Paralelamente se ha ofrecido a discutir la futura normativa con SEO/BirdLife, pero la organización ha declinado la invitación si antes no se retira la propuesta de ley.

Medio Ambiente comienza a trasvasar agua a Daimiel

El parque nacional, a punto de recibir el caudal gracias a una obra realizada en tiempo récord

Fuente: El País: RAFAEL MÉNDEZ - Villanueva de Alcardete - 04/01/2010

El Ministerio de Medio Ambiente ha puesto en marcha hoy el trasvase de emergencia hacia el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel para salvar el paraje de los incendios subterráneos que desde agosto corroen el subsuelo. Bajo la lluvia y con las botas de agua hundidas en el barro, el secretario de Estado de Agua, Josep Puxeu, ha visitado en Villanueva de Alcardete (Toledo) la toma desde el río Cigüela que llevará el agua a las Tablas, a 92 kilómetros de distancia.

"En unos días comenzará a llegar el agua y a final de enero el parque volverá a estar encharcado", ha explicado Puxeu sobre el tubo a este diario. Su satisfacción era más que evidente, sobre todo porque la obra fue aprobada el pasado 6 de noviembre por el Consejo de Ministros con un presupuesto de 8,5 millones de euros y se ha puesto en marcha en un tiempo récord: "Aquí está el tubo. En el día d y la hora h", ha resumido Puxeu apuntando al turbio caudal, 900 litros por segundo, que comenzaba a salir hacia las Tablas.

Puxeu ha estado acompañado por el nuevo director de Medio Natural, José Jiménez, gran conocedor del parque, y del presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadiana, Eduardo Alvarado, en una visita improvisada para ver lo que oficialmente es la puesta en pruebas del trasvase pero que en la práctica es el arranque ya que los responsables no tienen intención de pararlo hasta que se llene el parque nacional.

El agua, previsiblemente unos 10 hectómetros, aunque la cantidad final dependerá de cómo evolucione el parque, saldrá de los embalses de cabecera del Tajo, que en la última semana han ganado 86 hectómetros y en semanas saldrán de la situación de excepción en la que llevan desde 2005. El caudal ya viaja por el acueducto Tajo-Segura hasta su cruce con el río Cigüela, por el que se desvía y discurre unos 40 kilómetros.

Las abundantes lluvias en el Alto Guadiana, sin precedentes desde 1996, han acelerado el trasvase. Se trata de aprovechar que el Cigüela -habitualmente seco- lleva agua para reducir la infiltración hacia el subsuelo. En la zona, ríos que llevaban décadas sin agua corren estos días bajo la mirada de los curiosos

Una vez en Villanueva de Alcardete, un tubo de 1,4 metros de diámetro desvía el trasvase hacia el parque nacional, 92 kilómetros al sudoeste. Se trata de la tubería de la llanura manchega, un trasvase para abastecer a 500.000 personas que ya estaba previsto y que OHL ha acelerado con una inversión de de 8,5 millones de euros que el Consejo de Ministros aprobó en noviembre.

El pasado 23 de abril, el Ejecutivo ya envió 23 hectómetros cúbicos de agua, pero como el Cigüela estaba seco sólo llegaron 0,75 hectómetros (cada hectómetro equivale a un volumen como el del Santiago Bernabéu). Todo se perdió y el trasvase no previno los incendios de turba. Tras cinco años de sequía, el suelo de Daimiel comenzó a agrietarse y, al circular el oxígeno, la turba acumulada durante milenios entró en combustión espontánea. El rendimiento de este trasvase, al discurrir por un cauce con agua y por una tubería, superará el 90% y casi todo el volumen enviado desde el Tajo llegará a su destino.

Puxeu se ha mostrado exultante: "Con esta obra salvamos el proceso de degradación irreversible en Daimiel y aceleramos el abastecimiento de calidad a 500.000 vecinos". En cuatro o cinco días el agua empezará a llegar a las Tablas, donde la turba acumulada durante miles de años sigue ardiendo. La apertura de siete pozos de emergencia ha permitido encharcar 90 hectáreas (este verano sólo había 10) pero para sofocar un incendio subterráneo de turba hay que encharcar completamente el paraje. Jiménez ha señalado que la turba del subsuelo comienza a estar encharcada por las lluvias y que con el agua del trasvase, esperan sofocar el incendio de turba en el interior del espacio protegido.

Los responsables del azud en el Cigüela y del tubo de 1,4 metros de diámetro para enviar el agua se mostraban muy satisfechos. "Hace exactamente dos meses que empezamos y parecía imposible hacerlo en ese plazo", explica uno de ellos. La toma de agua del Cigüela se ha realizado sin declaración de impacto ambiental para agilizarla pero con el compromiso de desmontarla cuando no sea necesaria. Puxeu defiende la tramitación: "Si a cambio de este pequeño azud en el Cigüela salvamos las Tablas merecerá la pena". El secretario de Estado recuerda cómo cunado hace dos meses acudió a visitar la zona el dueño de los terrenos les quiso echar esgrimiendo que era propiedad privada.

Cuando a finales de mes, una delegación de la Comisión Europea visite las obras a raíz de la investigación de oficio que abrió contra España por la degradación del terreno, lo previsible es que vean el parque encharcado, algo que no ocurría desde hace cinco años. Los ecologistas han criticado la actuación del ministerio. "Han buscado hacerse la foto con el parque lleno y lo han conseguido a toda velocidad. Pero había soluciones en la cuenca del Guadiana más lógicas y más baratas que traer agua del Tajo. Además, el agua que han empezado mandar el del Cigüela y eso evita que se llenen espacios naturales como las lagunas de Villafranca", ha señalado Miguel Ángel Hernández, de Ecologistas en Acción.

El plomo antes que la vida

China desplaza a 15.000 personas para salvar del cierre un complejo de fundiciones de metal que ha contaminado alrededor de 1.000 niños

Fuente: EL País (JOSE REINOSO - Pekín - 20/10/2009)

¿Qué es más fácil: cerrar un grupo de fundiciones de plomo responsables del envenenamiento de un millar de niños o desplazar a la población que vive en la zona? La respuesta en China es lo segundo, especialmente porque en el país asiático los intereses particulares están a menudo supeditados a los económicos o a las prioridades que fija el Gobierno.

    Las autoridades han anunciado que van a obligar a abandonar sus viviendas y sus tierras a 15.000 personas, que residen en los alrededores del mayor complejo de fundiciones de plomo de China, en Jiyuan (provincia central de Henan), para que las fábricas puedan seguir funcionando.

    La decisión ha sido tomada después de haber detectado que cerca de 1.000 niños en Jiyuan tienen niveles excesivos de plomo en la sangre, según el diario oficial China Daily. Algunas líneas de producción llevan casi dos meses paralizadas. Zhao Suping, alcalde de la localidad, ha cifrado en 1.000 millones de yuanes (98 millones de euros) el coste del desplazamiento de las familias, que viven en 10 pueblos en los alrededores de las plantas, entre ellas, la mayor de China, propiedad del grupo Yuguang Oro y Plomo. El 70% del traslado será sufragado por el Gobierno y las empresas, y el otro 30%, por los residentes.

    "El gobierno local está intentando evitar que realicemos análisis de sangre y hagamos públicos los resultados. Sólo quiere proteger a la fábrica, que paga muchos impuestos al año", dice Huang Zhengmin, cuyo nieto de cinco años dio casi 500 microgramos de plomo por litro en las pruebas, alrededor de 50 veces el nivel aceptable en EE UU, informa Reuters. "No les importa la gente corriente. Todo el pueblo tiene que ser desalojado para dejar sitio para la planta. La contaminación sigue adelante". Una vecina llamada Li aseguró al China Daily que una de sus dos nietas ha dado 360 microgramos y la otra, 520. "Unos pocos se han hecho ricos y el pueblo está envenenado", se queja Wang Shaozhou, de 60 años, otro residente en la zona.

    Las autoridades han detectado 968 niños con tasas de plomo excesivas sobre un total de 2.700 chicos menores de 14 años analizados. Niveles altos del metal pueden originar problemas de crecimiento y retraso mental.

    Una vez que los afectados dejen sus hogares, las compañías alquilarán sus tierras y plantarán árboles para intentar crear una barrera natural alrededor de las fundiciones. Expertos de la Academia de Ciencias Geológicas consideran que trasladar a la gente es la opción más simple, dado que el coste de atenuar la contaminación es muy elevado. Sin embargo, se topa con la dificultad de encontrar tierras cultivables.

    Fundiciones de plomo han cerrado en muchos lugares del mundo debido a los problemas medioambientales, lo que ha permitido a la industria florecer en China. Los precios del plomo se dispararon a principios del mes pasado, coincidiendo con los primeros cierres en las plantas de Jiyuan.

    El caso salió a la luz en agosto después de que padres de niños con altos niveles de plomo y cadmio protestaran en una fundición de la vecina provincia de Shaanxi, propiedad del cuarto mayor productor chino de zinc, y en otro horno de la provincia de Hunan. También hay casos en la sureña Yunnan. Miles de chavales se han visto afectados, en un escándalo que ha vuelto a poner de manifiesto la amenaza para la salud y el medio ambiente de la política de crecimiento a cualquier precio impulsada por Pekín.

    Un insólito incendio subterráneo azota las Tablas de Daimiel

    Fuente: El País, La turba del subsuelo arde desde agosto tras cuatro años sin agua - Algunos científicos alertan del daño irreversible si no se inunda ya el parque nacional

    El director del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel avisa. "Pise con cuidado, detrás de mí y mirando al suelo. Esto puede hundirse en cualquier momento". Carlos Ruiz palpa con la punta de la bota antes de apoyar el pie. A veces el suelo se desprende. "A principios de año esta grieta del suelo medía unos centímetros", explica apuntando a un hueco en el que cabe una persona.

    Fumarola en las Tablas de Daimiel

    Una fumarola en un agujero del suelo del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel.-

    Los libros de texto dicen que Ruiz camina sobre una laguna. Sin embargo, el suelo es polvoriento y por todas partes se abren enormes grietas. Donde la vegetación cubre el terreno es mejor no adentrarse porque es fácil hundirse. "Todos los guardas se han caído alguna vez y hasta algún coche se ha quedado atrapado. Parece el resultado de un terremoto y va mucho más rápido de lo que podíamos prever".

    Que el suelo esté agrietado en las Tablas es el antepenúltimo síntoma de que todo lo que puede ir mal va peor. El antepenúltimo, porque las grietas han desencadenado algo más grave, como explica Luis Moreno, hidrogeólogo del Instituto Geológico y Minero de España (IGME). Durante miles de años, bajo el agua de las Tablas se ha acumulado materia orgánica, principalmente de origen vegetal. En esas condiciones, sin oxígeno y empapada en agua, se forma la turba, una especie de carbón vegetal.

    Cuando el suelo se seca, la turba pierde agua, se encoge y agrieta el terreno. El aire comienza a circular por los huecos. Y la turba, formada en ausencia de oxígeno, comienza a oxidarse y se calienta. Cuando supera cierta temperatura entra en autocombustión, arde sola bajo el suelo. La autocombustión no es más que la oxidación a toda velocidad.

    La trágica sucesión comenzó en las Tablas de Daimiel en 2005, cuando se secaron las lagunas. No era la primera vez que se agostaban, ya que las decenas de miles de pozos, legales e ilegales, que han proliferado en la zona en 40 años han esquilmado el inmenso acuífero que rebosaba en las Tablas y en los ojos del Guadiana. La sequía en la cabecera del Tajo hizo que el Gobierno limitara los trasvases -de los que realmente vivía el humedal- hasta el parque nacional. La prioridad era el abastecimiento y el regadío en Murcia y Alicante.

    El 26 de agosto pasado, Ruiz recibió la llamada que temía desde que en 2007 el IGME alertó de que de seguir las lagunas sin agua la turba entraría en combustión. Ese día un guarda le avisó de que de un agujero en el suelo cerca de la isla de las Cañas salía humo. Ruiz cree probable que el fuego llevara ya tiempo: "Agosto fue anormalmente cálido y ése fue el primer día en que por la noche bajó la temperatura. Por eso lo vimos ese día". El humo que sale es débil, disperso. Apenas se ve. Sólo cuando hace frío, por contraste con la temperatura exterior, se aprecian las fumarolas salir de las oquedades del terreno.

    En julio, otro incendio en superficie en la zona de protección del parque (la que se encuentra antes del espacio natural) se propagó a través de la turba y en septiembre reapareció de nuevo en otro punto.

    "Hemos secado las Tablas y ahora vemos las consecuencias. La turba está seca y es un buen combustible", resume Moreno. Imaginar arder el subsuelo no es sencillo. "El fuego es como el de un puro. Lento y sin llama", añade. El director del parque tiene otro símil: "Arde como el brasero de tu abuela". Dionisio, el primer trabajador que con una pala mecánica intentaba sofocar el incendio, se bajaba a tierra de vez en cuando sin dar crédito a lo que veía. "No podía creer que la tierra ardiera", recuerda Ruiz. "Nunca había ocurrido en el parque", añade. Dicen que en 1986 un fuego de superficie pasó a la turba, "pero no fue autocombustión".

    Al principio, el personal del parque no sabía cómo atacar el fuego. Tras varios intentos baldíos descubrieron que la única forma era ir aplastando el terreno con palas mecánicas, para impedir que el aire oxigenase la turba. Luego lanzaron unas tuberías de dos sondeos de fincas compradas junto al parque. Las bombas lanzan agua continuamente sobre el terreno, pero hace falta un caudal ingente para conseguir frenar el fuego subterráneo.

    Rosa Mediavilla, que dirige el proyecto del IGME que desde hace años estudia el subsuelo de las Tablas, recuerda cómo desde el parque les llamaban desesperados. "Nos decían que cuando veían que en una zona se había apagado, surgía más humo a 200 metros. El riesgo es que la zona afectada por las grietas es muy grande". Aunque no todo el parque tiene turba en el subsuelo, sí hay enormes acumulaciones bajo el antiguo cauce del Guadiana.

    El todoterreno que conduce Ruiz da un giro enorme siguiendo los restos del fuego subterráneo. El giro coincide con el meandro que hacía el río. Los técnicos del parque han calculado que han ardido unas cinco hectáreas, pero en realidad nadie sabe cuánto ha sido. En esa zona hay unas 150 hectáreas cuarteadas, susceptibles de arder. Aunque el 5 de septiembre dieron el fuego por acotado -"no por controlado"-, el miércoles pasado Ruiz volvió a detectar una fumarola. Apagar un incendio de turba es extremadamente complicado. Un día sin fumarolas no significa nada. El director del parque zanja: "No tengo la menor duda de que el fuego subterráneo sigue".

    El humedal, una de las 14 joyas de la naturaleza española que están catalogadas como parque nacional, se prepara para nuevos focos. Los técnicos han creado un sistema de tuberías para poder empapar el suelo en las zonas susceptibles de arder. "Preparar este dispositivo para mí es muy desagradable. Me gustaría que el parque tuviera 1.000 hectáreas encharcadas, pero es lo que hay", reflexiona el director del espacio.

    En sólo dos puntos hay agua gracias a bombeos subterráneos. Así los turistas pueden ver un resto de laguna. Sólo hay cinco hectáreas inundadas, de las 1.600 encharcables del paraje.

    Con todo, lo peor no es el incendio. Es lo que pasa en las Tablas: cuando parece que han tocado fondo surge un problema nuevo. Cuando se quedaron secas en 2005 nadie pensó que cuatro años después eso sería lo de menos. Lo peor, lo verdaderamente grave, es que al quemarse la turba el suelo pierde sus propiedades. Lo que era un lugar llano pasa a ser como un "paisaje lunar", como lo define Moreno, un lugar con altibajos, con zonas hundidas. Y bajo tierra pierde la capa que durante 300.000 años ayudó a retener el agua.

    Así que cuando el agua vuelva -si vuelve- nadie garantiza que se vaya a quedar allí como hasta ahora. Es posible que se filtre directamente al acuífero, que las Tablas, como las conocemos, sólo existan en el recuerdo. "O actuamos ya o cuando el Cigüela [uno de los ríos que abastecía Daimiel y por los que va el agua trasvasada] lleve agua puede que ésta no se quede y vaya directamente al acuífero", se desespera Mediavilla.

    Ruiz también es consciente de la gravedad de la situación: "Me preocupa que sea irreversible al menos en una escala temporal humana". Moreno es más pesimista. O quizá más realista: "El proceso es casi irreversible. El daño está hecho y no es recuperable. Llegamos tarde. Cuando el invierno pasado decidían si iba a haber un trasvase o no en realidad decidían si iba a arder la turba o no".

    Después de dos años sin aportaciones externas de agua, el parque pidió a principios de año un trasvase. El Gobierno esperó a que mejorara la situación en los embalses del Tajo para que el consumo humano en Levante estuviera garantizado. Al final, el 23 de abril aprobó el envío de 20 hectómetros cúbicos de agua (cada hectómetro equivale a un volumen como el del estadio Santiago Bernabéu). El trasvase se demoró y cuando en mayo salió el agua era demasiado tarde. El Cigüela está tan seco que chupa casi toda el agua. Como explica Moreno, "es como mandar el agua a través de una esponja". Además, con el calor de la época la evaporación es mayor. Sólo llegaron al parque 0,75 hectómetros, el 3,75% de lo trasvasado. Insuficiente. Mediavilla señala que "la única solución es inundar las Tablas de nuevo. Pero hacerlo ya. Lo que estamos viendo es alarmante". La científica del IGME ve con preocupación cómo el humedal emite en forma de CO2 el carbono almacenado durante miles de años: "Un humedal regula el ciclo del carbono. Cuando está vivo retiene CO2, actúa como sumidero. Ahora ha pasado a ser un emisor y en dos años no sé lo que puede pasar".

    Moreno asegura que no se puede confiar en las lluvias: "La naturaleza no va a frenar el proceso, por mucho que llueva". Ni un otoño extremadamente húmedo paliaría el déficit del acuífero de La Mancha, cifrado en más de 3.000 hectómetros cúbicos. En la zona de las Tablas el agua se encuentra ya a 26 metros de profundidad, cuando hace 25 años rebosaba allí. Sólo un trasvase, desde el Tajo o desde los embalses de Gasset o Torre de Abraham, en la cuenca del Guadiana, aliviaría el parque. Moreno ironiza: "Yo soy un médico que atendía a un enfermo crónico y grave. Ahora vemos que en los últimos meses ha empeorado, está en la UVI. Y si no le inyectamos suero rápidamente en forma de trasvase se muere".

    Los ecosistemas no responden siempre de manera lineal. A veces llegan a puntos de no retorno, en el que un cambio abrupto los hace irrecuperables. El director del parque apunta a que éste puede ser el caso: "Siempre pensamos que las Tablas era un sistema muy resistente y versátil. Las hemos visto secas en los ochenta y los noventa y cuando volvía el agua se recuperaban. Pero esta vez puede ser distinto". En las Tablas, lo peor siempre está por llegar.

    La sangre de Dinamarca

    La sangre de Dinamarca

    Ocurre cada primavera: los delfines calderones entran en la bahía de las islas Feroe, un lugar perdido en el Atlántico norte. Allí se les persigue y se les mata. La brutalidad de las imágenes ha provocado protestas en medio mundo

    Fuente. El Pais CRISTÓBAL RAMÍREZ 19/09/2009

    Parece el escenario de una película de espías. La niebla, como un algodón mugriento, no se va y el rumor no hace más que correr. Pasa de vecina a tendero, de niño a abuela, de pescador a estudiante. El caso es que, al cabo de unas horas, los 15.000 habitantes de Tórshavn lo saben. Este lugar es la capital de las islas Feroe, pertenecientes a Dinamarca desde 1380, aunque situadas a mitad de camino entre Escocia e Islandia. En un mapamundi, las islas parecen puñados de tierra que alguien tiró y cayeron, por azar, en algún sitio en medio del Atlántico norte. Los días son grises, pero las fachadas (blancas, rojas, azules) alegran la primavera. El rumor, noticia ya, alegra más a los lugareños. Los delfines calderón se acercan hasta los acantilados. Son grandes, sociales, confiadas. Vienen en busca de aguas más cálidas y de alimento. Se les divisa desde la playa. No saben lo que les espera.

    Ya están aquí. Los habitantes de Tórshavn han acudido a recibirlos. Y a matarlos. Hay gente en la orilla, en lo alto de las rocas. Las barcas, sólo con hombres, salen al mar unos metros. Van en su búsqueda. Uno de los botes las descubre e iza una bandera. La flota entera está alerta. De buenas a primeras, las piedras vuelan y los calderones se asustan. El objetivo es acorralarlos en la bahía. Avanzan los barcos. Y la manada va nadando, en grupo, sin tener otra opción. Y llueven pedruscos. Después de una o dos horas, los cetáceos están exhaustos. La orilla está cerca. Y los hombres no paran de acecharlos. Y los calderones embarrancan. Y gimen (tienen mucha capacidad de sufrimiento). Llegó el final. Están acorralados.

    Los jóvenes de la orilla, metidos ya hasta las rodillas en el agua, no ven el momento de ayudar: se lanzan tres o cuatro por cada animal. Los atan. Los arrastran. Ellos se resisten y golpean el agua con su cola hasta mojarles. Los mozos pueden más. Empujón final. Un hombre con mono y botas de agua espera con un cuchillo. Le corta a uno de los calderones el cuello como quien abre una sandía. Un corte limpio. La sangre fluye. Setenta cadáveres. La bahía se tinta de rojo.

    Así un año tras otro. Desde hace mil. Greenpeace se queja. Es curioso que en noviembre de 2007, antes de que estallara la controversia, National Geographic eligió a las Feroe como el mejor archipiélago del mundo entre 111 para pasar unas vacaciones sostenibles. Ganaron a las Bermudas, a las Azores y a Hawai por la preservación de la naturaleza, la arquitectura histórica y el orgullo local.

    El lugar es paradisíaco. Pedro Secorún, director del programa sobre el medio marino Thalassa (TV3), lo pudo comprobar y vio el horror. Hace algunos años recaló en las islas para grabar la masacre: "Es un acto de muerte y sangre, nada agradable. El ambiente es de fiesta, como antes en España en la matanza del cerdo".

    El orgullo puede. Los habitantes se sienten satisfechos. Dicen que matan para comer. Que no cazan por cazar. Durante siglos, la grasa de los delfines calderones sustituyó a las vitaminas que no les era posible obtener de verduras y frutas, ya que la agricultura apenas existía. Hoy día se importan los alimentos, pero los habitantes de las Feroe quieren continuar comiendo calderón, que supone aproximadamente una cuarta parte de su consumo total de carne. Para ello, capturan unos mil anuales. A pesar de que la Convención para la Conservación de la Vida Salvaje Europea y los Hábitats Naturales ha puesto a las calderones la etiqueta de "protección alta". Greenpeace alerta de que cada vez hay menos y de que "por desgracia, la matanza de calderones no está regulada". El grupo ecologista no tiene una campaña específica sobre este tema por sus "recursos limitados" y porque da prioridad "al cese de la caza ballenera a gran escala y en alta mar". Mientras, la población de calderones se va hundiendo.

    No son los únicos. Según WWF, se estima que se pueden estar capturando unos 40.000 ejemplares de cetáceos al año. Y eso que desde 1986 está prohibida la caza. A ojos de Luis Suárez, biólogo y responsable de especies de WWF España, el peligro para el resto del océano es latente: "Son animales que se encuentran en la parte más alta de la cadena trófica y su desaparición conlleva desequilibrios directos". Suárez cree que capturas como las de las Feroe "son inaceptables en la sociedad actual". Además, destaca, "el consumo de carne de estos animales no está recomendado por las autoridades sanitarias, porque contiene grandes cantidades de metales pesados y mercurio".

    Jóhann, de 24 años y procedente de Fuglafjordhur (en la isla de Eysturoy), no tiene previsto abandonar sus costumbres. "El aire está lleno de CO2, ¿y por eso dejaremos de respirar?", argumenta. Le van los ordenadores, no le gusta nada leer y le encanta la carne de cetáceo: en salsa de ciruelas o simplemente con patatas cocidas untadas con la grasa del animal. "No veo nada malo en matar calderones de la forma en que lo hacemos", continúa. "No cazamos para la ciencia, sino para comer. Tampoco la vendemos". Jóhann matiza algunos de los puntos más controvertidos de la caza: "Es verdad que no la necesitamos para sobrevivir, pero forma parte de nuestra historia", "los animales no son torturados, sino matadas de la forma más rápida", "nunca he visto a nadie menor de 20 años participando".

    Mirando cómo la sangre cae a borbotones hay muchos niños pequeños. Cuando los delfines calderones alcanzan Tórshavn, a los niños se les da el día libre en el colegio. Hay chavales de menos de diez años escalando entre los enormes cadáveres. Hay vísceras gelatinosas saliendo de las heridas. Hay chiquillos que escrutan los ojos y las colas de los cetáceos. Cuando la masacre termina, los cuerpos quedan tirados sobre la arena. Todos los hombres arriman el hombro para arrancar la piel. Entonces se descubre una carne roja y ribeteada por líneas de grasa. Se trocea en tiras y se echa en grandes cubetas. Cada familia tendrá su ración. Hay un sentimiento comunal.

    Johannes Patterson es un granjero que nunca se pierde el ritual. Él pasea a sus ovejas por los montes desde los que se otea el océano. "Cuando naces en la isla, estás en una lista y sigues ahí hasta que mueres. Eso te da derecho a tu porción. Si lo ves por la tele, parece muy cruel. Pero ¿no podemos comer cetáceos y sí ternera del McDonald’s?". Johannes alega que cualquier animal, antes de que alguien le hinque el diente, ha tenido que ser sacrificado.

    No es eso, arguyen los internautas. En los blogs y los vídeos colgados en YouTube, la gente se queja de la brutalidad y de la saña. Internet ha difundido imágenes e información sobre este asunto como si la Tierra fuese una corrala de vecinos. Rápido. No todos aguantan a verlas. Quizá usted haya recibido un correo electrónico con fotos de calderones muertos y quizá lo haya reenviado. Fue lo que hizo la argentina Angy Haro. Luego abrió un grupo en Facebook contra la masacre. Otra integrante, Elisa Sarasqueta, envió una carta a la Embajada de Dinamarca en Argentina y le respondieron. Le agradecían la consulta y le informaban de que "las islas Feroe son una comunidad autónoma dentro del Reino de Dinamarca desde 1948". Que tienen "amplia competencia legislativa independiente", y ahí se encuentra la caza de calderones. Dinamarca no puede hacer nada. La Unión Europea, tampoco: las Feroe no pertenecen a ella. La misiva remite al Gobierno autónomo.

    Johannes Eidesgaard es el primer ministro del archipiélago. Habló hace unos meses para la televisión ABC Australia: "Estamos tan aferrados a esta tradición porque nuestros ancestros sobrevivieron por la carne de cetáceo. Dependemos mucho del clima. Eso nos ha hecho pacientes. No somos los primeros en atacar. Los calderones son los que se acercan a la costa. No salimos al mar a cazarlos".

    En su Gobierno también está Kate Sanderson. Es australiana, pero lleva en Tórshavn 22 años y su marido es natal de las Feroe. "¿Sabes qué decimos nosotros? Salva a los delfines calderones... para la cena". Y se ríe. "No están en peligro de extinción. En las islas sabemos que vivimos en un mundo globalizado y somos civilizados, pero queremos mantener estas habilidades. Tenemos una conciencia sostenible y no queremos acabar con los recursos porque dependemos del mar".

    La mesa de trabajo de Sanderson siempre está llena de papeles. Son cartas y postales de todas las partes del mundo. Llegan decenas al día. No hay que rebuscar mucho: "No me gusta lo que hacéis con los calderones" y "¿qué tipo de enfermos sois? Parad esto ya". Los remitentes sólo han querido expresar su rabia. Las letras son grandes, abiertas, amorfas. El trazo es movedizo. Son de niños que acaban de aprender a escribir.

    OCEANA TV muestra impactantes imágenes del cercenamiento de aletas de tiburones

    Oceana TV emite a partir de hoy el espacio “En Alerta”, que en su primer número estará dedicado a mostrar la crítica situación de conservación que afecta a muchas especies de tiburones. El programa muestra imágenes reales del aleteo o shark finning, práctica que consiste en cercenar las aletas de los escualos y arrojar el cuerpo al mar cuando el animal en muchas ocasiones todavía está vivo. Así se obtiene la materia prima para elaborar sopa de aleta de tiburón, de alto consumo sobre todo en los países asiáticos.

    Esta práctica está prohibida en la Unión Europea, que obliga a conservar a bordo el cuerpo del animal, lo que ha causado un aumento de la venta de carne de tiburón y su comercialización bajo otros nombres. Los tiburones han dejado de ser captura accidental y se han convertido en pesca objetivo, lo que está permitiendo que otras especies que están por debajo de ellos en la cadena alimentaria se multipliquen sin control. El espacio cuenta con un análisis de Rebecca Greenberg, científica marina especialista en tiburones, quien afirma: “Estudios hechos en el mercado de aletas de Hong Kong revelan que cada año mueren hasta 73 millones de tiburones para abastecer este mercado”.  Fuente: Oceana.org

    http://217.116.9.134/OCEANAING/SIV/SIV_A.asp?TIPO=EMISION&Multicanal=OCI&programa=PR4&emision=1&SECCIONACTUAL=S2

     

     

    Oceana denuncia a España ante la UE por permitir a la industria del cloro seguir contaminando los mares con mercurio

     eurodiputado David Hammerstein pregunta a la Comisión Europea sobre la presunta vulneración de la Directiva para la prevención y control de la contaminación por parte del Gobierno español.

    Fuente: Oceana

    2009-02-13

    Madrid -- Los acuerdos alcanzados por el Gobierno de España con las industrias de cloro-álcali han motivado una denuncia ante la Comisión Europea por parte de Oceana, y una pregunta a la misma institución por parte del eurodiputado del Grupo Los Verdes, David Hammerstein.

    En 2006, el Ministerio de Medio Ambiente, junto con los gobiernos de Aragón, Galicia, Cantabria, Cataluña y Andalucía, acordó permitir la utilización de celdas de mercurio hasta 2020 para las empresas afincadas en su territorio, pese a que la Directiva Europea 96/61/CE exigía la eliminación de esta obsoleta y contaminante tecnología antes del 30 de octubre de 2007.

    Las fábricas de cloro-álcali, que consumen un 30% del mercurio utilizado por la industria, son, junto con las plantas de energía que utilizan carbón y las incineradoras de basura, la principal fuente de contaminación de los océanos por este metal pesado.

    Los altos niveles de contaminación que se están encontrando en diversas especies marinas han llevado a diferentes gobiernos a realizar avisos sanitarios en los que se alerta del peligro del consumo de peces con elevados índices de mercurio, como es el caso del pez espada o los tiburones.

    La utilización de celdas de mercurio para la producción de cloro es un método anticuado y muy contaminante que tiene alternativas en el mercado. De hecho, la mayoría de las industrias ya han abandonado esta tecnología por sistemas menos contaminantes, como la de membranas.

    La legislación de la Unión Europea obligaba a todos los países miembros a la eliminación de contaminantes en las fábricas de cloro-álcali, promoviendo la utilización de las Mejores Técnicas Disponibles (MTD), indicando específicamente que el uso del mercurio no podría ser incluido bajo esta denominación. Además, el Convenio de OSPAR, para la conservación del Atlántico Nordeste –del que España es parte contratante-, también ha acordado la eliminación de esta práctica.

    A pesar de ello, y vulnerando la Directiva europea, el Gobierno español y distintos gobiernos autonómicos alcanzaron acuerdos voluntarios con la industria química para prolongar el periodo de eliminación de esta tecnología.

    Hoy en día, todavía son 8 las empresas de cloro-álcali que han suscrito estos acuerdos para seguir utilizando células de mercurio en España, siendo en Cataluña y Aragón donde se concentran la mayoría (con 3 y 2 instalaciones respectivamente). El resto de comunidades, Galicia, Cantabria y Andalucía, tienen una fábrica de estas características cada una.

    “Cada año que pasa sin eliminarse el mercurio de la producción química son decenas de toneladas más de mercurio las que acaban en el medio ambiente. Allí permanece este peligroso metal pesado durante décadas, contaminando nuestros recursos marinos, envenenando a las personas y debilitando los ecosistemas”, ha declarado Xavier Pastor, Director Ejecutivo de Oceana en Europa.

    Oceana también ha recibido con satisfacción que el eurodiputado David Hammerstein se haya hecho eco de esta flagrante vulneración de la legislación europea y haya llevado el caso hasta la Comisión Europea.

    CONTACT/CONTACTO: Marta Madina (mmadina@oceana.org)

    Emergencia en Ferrol por un vertido de biocombustible

    Un vertido de 10.000 litros de biodiésel en aguas del puerto exterior de Ferrol, en cabo Prioriño, obligó ayer a la Autoridad Portuaria a activar el protocolo de emergencias para evitar que la mancha contaminante se adentrase en la ría ferrolana.

    El vertido se originó por un fallo en Entabán Biocombustibles, la planta de biodiésel que produce este carburante ecológico, a la altura de los noray 20 y 21 de la línea de atraque del puerto. El combustible, unos 100 hectolitros según la compañía, se vertió al mar por error a través del colector de aguas pluviales.

    Según el puerto ferrolano, la mancha está bajo control y "confinada en aguas portuarias" mediante barreras anticontaminación. Las mismas fuentes aseguran que el vertido "no es contaminante" y que la mancha "no llegó a salir en ningún momento de las aguas de dominio portuario".

    En el operativo anticontaminación participaron seis embarcaciones, además de la Salvamar Mirfak de Salvamento Marítimo, y efectivos del Seprona, que a última hora de la tarde continuaban trabajando junto con los técnicos para intentar recuperar el combustible vertido.

    Fuente: El Pais LORENA BUSTABAD - Ferrol - 09/02/2009

    Seis años para reciclar el chapapote del Prestige

    Sogarisa confía en acabar en marzo la transformación de residuos del 'Prestige'

    Fuente: EL País LORENA BUSTABAD - As Somozas - 13/11/2008

    Sogarisa aspira a completar en cinco meses el proceso de revalorización de las 82.000 toneladas de residuos que esparció el Prestige por la costa gallega tras sufrir, tal día como hoy en 2002, una vía de agua frente a Fisterra. Seis años después, los restos de aquella marea negra se están convirtiendo en combustible y material de construcción tras someterse a un complejo proceso técnico y diseñado específicamente para depurar el chapapote que durante meses impregnó el litoral. Sogarisa, la Sociedad Gallega de Residuos Industriales, anunció ayer que ha procesado "con éxito" más del 80% de los residuos procedentes del petrolero. En total, 66.000 de las 82.000 toneladas recogidas y almacenadas durante todos estos años en dos grandes balsas en Areosa (Cerceda) y As Somozas.

    Restan aún otras 16.000 toneladas que se gestionarán en los próximos meses, con la intención de finalizar en marzo con un coste que supera los 22 millones de euros. De la amalgama de fuel (8%), agua (20%), arena y sólidos (60%) y plásticos (12%), que se arrancó casi siempre a mano de las playas y rocas, se extraeran cinco productos depurados con nuevos usos. Las arenas limpias -entre 10.000 y 15.000 toneladas según la previsión de los técnicos- se emplearán en obra civil para construir las nuevas instalaciones de Sogarisa, mientras que las arcillas servirán como materia prima para producir clínker en las cementeras. Los restos plásticos de alta calidad se reciclarán para fabricar nuevos artículos (tuberías) y los de baja calidad alimentarán las calderas de las moliendas como combustible sólido. El agua, una vez depurada, retroalimenta los circuitos internos de la planta, mientras que el fuel recupera su estado original como combustible de escasa calidad.

    "El mayor logro es que todo se realiza con tecnología propia", señala Ramón Blanco, director industrial de Sogarisa. No resultó un proceso sencillo, explica. La complejidad de la mezcla obligó a los ingenieros de la compañía a importar distintas técnicas y refundirlas en un procedimiento diseñado específicamente para tratar los residuos del Prestige. Por el camino, se toparon con "diversos imprevistos" que ralentizaron el tratamiento. En primer lugar, la proporción de agua contaminada -procedente del mar y de la lluvia- era mayor de lo previsto inicialmente y forzó una primera extracción antes de seguir adelante con el procedimiento.

    Además, los técnicos hallaron grandes bolsas de arcilla -hasta 7.000 toneladas- que requirieron de un tratamiento específico. Lo más inesperado, según Blanco, fue comprobar que los monos blancos que emplearon los voluntarios durante la limpieza de las costas se degradaron hasta convertirse "en hilos de plástico" que atascaban tuberías y bombas, y obligaron a rediseñar filtros y sustituir elementos. El proceso de tratamiento y revalorización de los residuos se ejecutó en dos tramos. El primero, y más sencillo, se llevó a cabo en 2006, entre mayo y octubre, en las instalaciones de Cerceda, que almacenaron 22.000 toneladas de fuel y arena.

    Un año después, la planta de As Somozas inició el tratamiento experimental de las 60.000 toneladas amontonadas desde 2002 en una inmensa balsa semicubierta con ocho metros de profundidad, de la que se extraen progresivamente paladas de una masa negra y viscosa que se procesan en dos naves habilitadas específicamente para el tratamiento de estos residuos. Además del fuel, en la balsa se hallaron anclas, boyas, cadenas y peces adheridos al combustible. Hasta el pasado 31 de octubre, Sogarisa había gestionado 44.000 de las 60.000 toneladas almacenadas en As Somozas, operando 24 horas al día con una plantilla de unos 80 trabajadores. Los restos se trituran, se introducen en un cilindro metálico que a modo de lavadora separa los componentes, que a continuación se someten a distintos procesos químicos y lavados específicos para eliminar todo resto de contaminación.

    "Estamos colaborando con el resto de gestores de Galicia para, entre todos, darles una segunda vida útil a estos residuos", apuntan desde la empresa. Sogarisa, compañía participada por Ecotal (49%), Fomento e Iniciativas de Galicia (25%), Protección Medioambiental (14%), acciones propias (2%) y la Xunta (10%), invierte 15 millones en ampliar sus instalaciones, pasando de 345.000 a 595.000 metros cuadrados.

    El corazón del complejo proceso para revalorizar los residuos del Prestige es un cilindro metálico alargado (trommel) situado en el centro de la Unidad de Fluidificación y Segregación de Sogarisa. En la práctica, el tubo funciona como el tambor de una "superlavadora" de 15 metros de largo con capacidad para procesar 100 metros cúbicos de residuos en cada lavado en programas de 15 minutos a un ritmo de 20 toneladas por hora.

    Proceso de Revalorización: un camión portacontenedores transporta los residuos desde la balsa de almacenamiento hasta una nave. Se trituran y se introducen en la superlavadora gigante por la parte superior. El trommel gira a gran velocidad y a 95 grados generando un proceso que facilita la segregación de los componentes adheridos al fuel. Tras el centrifugado, las arenas y sólidos se depositan en el fondo del tambor. El combustible, mezclado con agua, flota suspendido en la parte superior mientras que los restos plásticos se desvían a una segunda trituradora, que los selecciona en función de su calidad.

    EE UU podrá realizar entrenamientos con sónar en California a pesar de las ballenas

     

    El Supremo desestima la decisión de un juez federal que obligaba a la Marina "a tomar precauciones" porque la legislación protege a los mamíferos acuáticos de la zona

    REUTERS / EP - Washington - 12/11/2008

    El Tribunal Supremo de Estados Unidos ha dictaminado hoy que la Armada podrá llevar a cabo ejercicios de entrenamiento con sónar en la costa del sur de California sin tener en cuenta la legislación para proteger a las ballenas, delfines y otros mamíferos acuáticos de la zona.

    El Tribunal desestima así la decisión de un juez federal que obligaba a la Marina "a tomar precauciones" durante los ejercicios navales que la Armada comenzó en febrero de 2007 en el litoral californiano y que está previsto que finalicen en enero de 2009.

    Entonces, grupos ecologistas interpusieron una demanda argumentando que las maniobras de los buques y submarinos militares resultan peligrosas para 37 especies marinas, entre ellas la ballena azul (en serio peligro de extinción). A su juicio, las ondas emitidas por las naves afectan a la capacidad de los animales para comunicarse entre sí e incluso para navegar, causando la muerte de gran cantidad de ellos.

    "El interés público que implica desarrollar estos entrenamientos en un entorno realista supera plenamente los intereses de los demandantes", señala el presidente del tribunal, John Roberts. Sin embargo, los jueces asociados John Paul Stevens -el mayor de los nueve de la Corte- y Stephen Breyer han afirmado estar parcialmente "de acuerdo y en desacuerdo" con la decisión, mientras que los magistrados Ruth Bader Ginsburg y David Souter se han mostrado en total desacuerdo. Por su parte, el presidente estadounidense, George W. Bush, ha declarado que "la seguridad nacional requiere de estos entrenamientos de la Armada".

    Nueva Lista Roja de UICN: una de cada cuatro especies corre peligro por la desaparición del hábitat y la caza

    La comunidad científica alerta de una extinción masiva de mamíferos

    Fuente: El País. M. L. FERRADO - Barcelona - 07/10/2008

    Uno de cada cuatro mamíferos, entre ellos el demonio de Tasmania o el lince ibérico, está en peligro de extinción. Y lo está principalmente por la desaparición del hábitat, la caza y la pesca. O lo que es lo mismo, la acción del hombre. Es la dramática realidad que retrata la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), presentada ayer en Barcelona durante el Congreso Mundial de la Naturaleza.

    Los animales acuáticos están proporcionalmente, más amenazados

    En el planeta existen cerca de 5.500 especies de mamíferos, de las que 1.141 están amenazadas. Y 188 de forma muy crítica, según la UICN; entre ellas el lince ibérico. "Las especies calificadas como críticamente amenazadas tienen muchas probabilidades de extinguirse", afirma Jan Schipper, principal autor del estudio.

    Actualmente, entre España y Portugal habitan entre 63 y 143 linces ibéricos adultos. Su declive comenzó cuando una enfermedad infecciosa acabó con su principal alimento, el conejo europeo. La caza ilegal, la pérdida de su hábitat y la fragmentación del territorio -muchos mueren atropellados- han hecho el resto.

    De hecho, para el 40% de los mamíferos amenazados, el principal peligro es la desaparición del hábitat. En el 17 % de los casos, se debe a la caza o la pesca. Schipper cree que la solución pasa por una mayor educación, así como por "dedicar más recursos a la conservación y a la investigación".

    El estudio ha permitido descubrir 700 nuevas especies de mamíferos. También comprobar que al menos 76 se han extinguido desde el año 1500. Los resultados aparecen también publicados en la revista Science. Aunque la lista se publica cada año, desde 1996 no se había hecho ningún estudio de este tipo. La pérdida de especies coincide con las zonas del planeta con mayor deforestación.

    El estudio dibuja un panorama negro con muy con pocos motivos para la esperanza. Sólo un dato. Apenas un 5% de las especies amenazadas muestra algún signo de recuperación. "Más allá de las cifras nuestra información tiene que utilizarse para que, por ejemplo, el Banco Mundial vea cuál es la repercusión de las políticas agrarias sobre el suelo", apunta Holly Dublin, representante de UICN.

    Al borde de la extinción se encuentran 37 especies de primates. "Llevan tres generaciones en declive", según Schipper, por la caza furtiva, la desaparición de los bosques donde habitan y su aislamiento. El demonio de Tasmania también afronta momentos críticos, ya que un cáncer ha cercenado su población en un 60%.

    Proporcionalmente, los mamíferos marinos corren aún mayor riesgo de desaparecer. Más de una tercera parte, un 36%, se encuentra en peligro de extinción. Schipper pone como ejemplo al delfín del río Yangtsé, en China, del cual hace años que no se ve ningún ejemplar.

    La lista roja no sólo se centra en los mamíferos. Habla de otras 16.928 especies amenazadas. Corre peligro una tercera parte de los reptiles y de los anfibios. Entre ellos, el sapo de Holdridge, de Costa Rica: el último se vio en 1986. En España hay una buena noticia, la reaparición en el 2007 de varios ejemplares de lagarto gigante de La Palma, en Canarias, considerado extinto hacía 500 años.

    Pérdida de Biodiversidad en España: 60 razas en 5 años

    Decenas de razas de ganado, como la vizcaína vaca monchina o la gallina pinta pinta asturiana, y miles de variedades de plantas cultivadas se pierden cada año en todo el mundo. Esta merma genética afecta a la base de nuestra alimentación y empobrece la diversidad natural y cultural de nuestros cam

    En cinco años han desaparecido 60 razas de vacas, cabras, cerdos y caballos

    Sin ayudas es imposible mantener razas y cultivos autóctonos

    En España se invierte más en transgénicos que en productos de calidad

    Hasta el 30% de los recursos zoogenéticos corre un gran peligro de perderse

    Manzanas verde doncella, belleza de Roma, melapio y blanquilla; peras de bella Angelina y de cristal; pimientos gordo morrón, cornicabra, italiano y guindilla... Visitar el huerto familiar de Juan Nieto, agricultor jubilado, equivale a entrar en un pedazo de selva de biodiversidad domesticada en la que crecen casi 50 variedades diferentes de plantas. Muy posiblemente, este vergel situado en un hermoso paraje de Peñacaballera, un pueblo de la salmantina sierra de Béjar, tenga en su interior, sin conocerlo Juan, los últimos ejemplares crecidos en su entorno de cultivos en peligro de extinción.

    También en Castilla y León, en Castrillo de Villavega (Palencia), Aurelio Robles, agricultor e ingeniero técnico agrícola, se ha propuesto crear un vivero con semillas e injertos de árboles frutales que van camino de la desaparición. Lleva 150 variedades y afirma que muchos de ellos estaban plenamente adaptados a las condiciones de clima y suelo de la zona y eran resistentes a plagas y enfermedades.

    Más variedades guarda aún el Centro de Recursos Fitogenéticos del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (CRF-INIA) en sus instalaciones de Alcalá de Henares (Madrid): cerca de 70.000. Y, más aún, el Depósito Mundial de Variedades que se abrió a principios de año en las tierras gélidas del archipiélago de Svalbard (Noruega). Aunque ha comenzado con 200.000 semillas, tiene capacidad para 4,5 millones de muestras.

    Todas estas iniciativas intentan asegurar la pervivencia de un patrimonio genético que se pierde día a día ante el avance de una agricultura y una ganadería intensivas que favorecen el monocultivo y la producción masificada. Según la Organización de la Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), gran parte de la población mundial se alimenta con apenas 150 especies cultivadas y se pierden miles de variedades todos los años, la mayoría en países en desarrollo. La misma fuente añade que la base agrícola de nuestra alimentación es aún más pobre, ya que 30 cultivos proporcionan el 95% de la dieta y, de ellos, doce aportan más del 70% y cuatro (arroz, maíz, trigo y patata) cubren más de la mitad.

    A la ganadería no le va mejor. El informe Estado de los recursos zoogenéticos del mundo, presentado en la primera Conferencia Técnica Internacional sobre Recursos Genéticos Animales para la Alimentación y la Agricultura que se celebró en Interlaken (Suiza) hace un año, confirmaba que unas 60 razas de vacas, cabras, cerdos, caballos y aves de corral se perdieron en los últimos cinco años debido a la globalización de la industria ganadera. La FAO estima que entre un 20 y un 30% de los recursos zoogenéticos que sobreviven corren un gran peligro de perderse. El registro de la organización contiene 7.600 razas, de las que 190 desaparecieron en los últimos 15 años y 1.500 están catalogadas en peligro de extinción, con un goteo continuo de pérdidas que elimina de campos y granjas una raza al mes.

    Aquí también, la repercusión sobre la alimentación es palpable. El mismo organismo de la ONU recuerda que tan sólo 14 de un total de 30 especies de mamíferos y aves domésticas proporcionan el 90% de los alimentos de origen animal que consumen los humanos. Vacas lecheras como las frisonas o gallinas ponedoras en régimen intensivo copan la producción. Solo hay que echar un vistazo al catálogo oficial de razas de ganado de España y comparar el número de las consideradas de fomento (23) frente a las de protección especial o en peligro de extinción (111, más 14 de aves). Con la lista de razas de bovino en peligro (30) se supera la que incluye a todas las de fomento.

    Entre otros contratiempos, este sistema de producción provoca que las enfermedades y plagas que afectan periódicamente al ganado y a los cultivos repercutan de forma más directa y grave sobre los animales, pero también sobre los productores y consumidores, que cuentan con menos alternativas a la hora de encontrar una mayor variedad de razas y semillas.

    Para David Erice, del gabinete técnico de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), "uno de los cambios fundamentales de la reforma de la Política Agrícola Común de 2003 fue la introducción del desacoplamiento, mediante el cual los pagos a los agricultores se realizan de manera independiente a los cultivos que se siembren en las explotaciones, lo que ha puesto en grave peligro el mosaico de cultivos que definen el mapa agrario español". El agricultor, tan atado a las subvenciones, analiza las diferentes alternativas en función de la rentabilidad de cada una de ellas. "Si tenemos en cuenta que algunos cultivos como las leguminosas de grano (veza, yeros, lentejas y garbanzos) no reciben desde 2005 ningún tipo de ayuda específica por su siembra, se entiende que la superficie de estos cultivos se haya reducido un 70%, con un importante riesgo de desaparición en un futuro próximo".

    Si, como está previsto, la Comisión Europea avanza en el desacoplamiento y a finales de este año desaparecen las ayudas a otros cultivos, David Erice tiene claro qué le pasará al agro español. "La reducción de variedades en los próximos años será aún mayor y se avanzará hacia el monocultivo de cereal", dice.

    Sin ayudas es imposible mantener razas y cultivos autóctonos. Lo dicen los agricultores y los ganaderos y lo explica de una manera muy gráfica José Ramón Justo Feijóo, secretario general de la Federación de Razas Autóctonas Españolas de Protección Especial: "Si yo hago el doble de esfuerzo para conseguir 100 kilos que el de un productor de una raza de fomento para conseguir 200, abandono si no recibo algún tipo de subvención". Cerca de medio centenar de estas asociaciones, que celebrarán en octubre en Losar de la Vera (Cáceres) el III Congreso Nacional de Razas Autóctonas de Protección Especial, consideran que deben seguir conviviendo tanto los sistemas de producción industriales como los tradicionales. "A unas las metimos en establos y granjas y producen de una determinada manera, pero necesitamos de las otras porque es una producción diferenciada, que añade valor y que ayuda a mantener muchos ecosistemas en España y en el mundo", concluye Justo Feijóo.

    Periódicamente, algunas comunidades autónomas y el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino publican la concesión de subvenciones para el fomento de las razas autóctonas en peligro de extinción. Pero "resultan claramente insuficiente, sobre todo si algunas comunidades autónomas cortan el grifo", afirma Eduardo de Miguel Beascoeschea, director gerente de la Fundación Global Nature, organización que lleva varios años apostando por la recuperación de razas como la vaca blanca cacereña o la gallina murciana.

    "Puede sonar políticamente incorrecto, pero con Franco se potenciaba más la conservación de estas razas, desde la celebración de la Feria del Campo hasta los trabajos que se llevaban a cabo en fincas de la administración, como la de El Encín, en Alcalá de Henares, donde se realizó una experiencia innovadora para recuperar todas las razas de gallinas autóctonas. Ahora todo depende del trabajo que hacen algunas comunidades autónomas y asociaciones sin ánimo de lucro y de si el proyecto le cae en gracia al director general de turno", dice.

    La cuestión es demasiado seria como para que esté al arbitrio del estado de ánimo de la administración. José Esquinas ha trabajado durante más de veinte años en la FAO fomentando la conservación de los recursos fitogenéticos y fue secretario de la Comisión Intergubernamental de Recursos Genéticos para la Alimentación y la Agricultura.

    La experiencia adquirida en viajes por decenas de países, conociendo la realidad de la utilización, pero también la pérdida de esos recursos, le permite afirmar que "todos los países dependen de la diversidad genética de los cultivos del planeta para conseguir la adaptabilidad a los cambios ambientales y climáticos imprevistos, mantener la capacidad de adaptación cuando cambian los sistemas de producción y hacer frente a las necesidades de la población humana en aumento".

    No en vano, lo que está en riesgo no son solo razas y cultivos, si no también los alimentos y la cultura gastronómica asociada a ellos. Ester Casas, agrónoma y miembro de Les Refardes-Gaiadea, la red de semillas de este tipo de cultivos en Cataluña, considera tan importante la información cultural y etnobotánica que se rescata con la semilla como la agronómica. "La semilla en sí no sirve para nada si no tiene una utilidad concreta, asociada a una forma de conservar, cocinar y alimentarse", aclara.

    En el mismo sentido se expresa Emilio Blanco, biólogo etnobotánico y autor de numerosos estudios en este campo, para quien la merma de este patrimonio genético y cultural es evidente. "Mucha gente te habla de cultivos que había y que ya no existen y te cuentan sistemas de conservación ancestrales, como el tomate de secano que colgado del techo lo convertían luego en polvo, demostrando que, mucho antes de que se implantara la industria liofilizadora, este sistema lo practicaban ya en el medio rural", explica.

    Las redes de semillas repartidas por toda España intentan salvaguardar esta doble cualidad de las plantas, como especie o variedad y como alimento. Su lema, Resembrando e Intercambiando, tiene relación con el rescate de las variedades y la información asociadas a las mismas y con el intercambio de éstas con otras redes y agricultores.

    Ester Casas afirma que estos últimos "están completamente abiertos, a la par que agradecidos, porque notan que ni siquiera en su entorno familiar más cercano valoran lo que han mantenido con esmero durante tanto tiempo. Con ellos hemos conocido muchas cosas sobre conservación y uso de las semillas que no se aprenden en la Universidad".

    José Esquinas fue precisamente uno de los principales impulsores desde la FAO del Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura, un convenio de carácter vinculante por el que los países que lo han ratificado (España está entre ellos) se comprometen a emprender, entre otras, acciones de conservación in situ (cultivos en el campo) y ex situ (cultivos en laboratorio y bancos de germoplasma).

    Aunque el trabajo ex situ, como el que lleva a cabo el CRF-INIA con sus 70.000 variedades de plantas cultivadas, es valorado positivamente, agricultores y ecologistas no piensan lo mismo sobre otras cuestiones que atañen a la vinculación de España con el tratado.

    "Se incumple de manera flagrante porque no se ha dado un solo paso en cuestiones de obligado cumplimiento, como la prospección, caracterización, evaluación, promoción de iniciativas para el mejoramiento de las plantas, fomento de un mayor uso de las mismas o aprobación de medidas normativas y jurídicas. En España se invierte más en transgénicos y otras materias relacionadas con la biotecnología de los alimentos que en productos de calidad y en la recuperación social y cultural que llevan aparejados", denuncia Ester Casas.

    Nadie desde el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino ha sido capaz de rebatir estas palabras porque ni tan siquiera han expuesto a este periódico qué políticas se emprenden tanto para mejorar la ganadería autóctona y en peligro, como los miles de cultivos que han perdido valor comercial y se han convertido en piezas de laboratorio.

    "Conservar la diversidad genética vegetal es caro, pero el precio de no tomar medida alguna todavía cuesta más", advierte José Esquinas. Mientras tanto, redes de semillas y agricultores como Juan Nieto y Aurelio Robles, mantienen este trascendental legado en el campo.

    El tesoro de los pobres

    El pasado 11 de septiembre, el secretario de Estado de Medio Rural y Agua, Josep Puxeu, recibió una delegación del Comité de Coordinación Internacional de Vía Campesina, una organización con presencia en 150 países y más de 350 millones de afiliados. Sus responsables transmitieron sus puntos de vista sobre la crisis mundial de alimentos y el impacto que está teniendo en África, y ahondaron en la importancia de potenciar la agricultura familiar y los mercados locales para superar la gravedad.

    Precisamente en el reconocimiento y aprovechamiento de las variedades de razas de ganado y cultivos locales reside gran parte de la esperanza de subsistencia de los países más pobres. Las áreas con mayor riqueza genética de plantas cultivadas y silvestres se encuentran en México y Centroamérica, la zona andina, la cuenca mediterránea, Asia Central, Próximo Oriente, China, Etiopía, India, Indonesia y Malasia. “Paradójicamente muchos países que son pobres económicamente y están generalmente localizados en zonas tropicales o subtropicales son ricos en términos de diversidad genética”, afirma Enrique Esquinas. Por este motivo, el Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura reconoce la contribución enorme que los agricultores y las comunidades indígenas aportan a la conservación y el desarrollo de estos recursos, y se les otorga el derecho a participar equitativamente en la distribución de los beneficios y en la adopción de decisiones. Carlos Seré, director general del Instituto de Investigación Internacional sobre Ganado, recuerda que “muchos pequeños granjeros de países en desarrollo han abandonado sus animales tradicionales por otros más productivos importados de Europa y EEUU”. “Algo incongruente porque esos países cuentan con razas adaptadas al clima y a las condiciones orográficas”, apostilla José Ramón Justo Feijoo. Esquinas recuerda que “la diversidad genética que salvó el maíz de EEUU en el siglo XX, así como otros ejemplos de recuperación de cultivos en los países ricos, procedía de los países en desarrollo, donde su existencia no era accidental, sino el resultado del trabajo de generaciones de pequeños agricultores tradicionales que son los verdaderos guardianes de la mayor parte de la diversidad biológica agrícola”. Fuente El pais, Javier Rico

    Bélgica restringe el consumo de alimentos tras un vertido en una instalación nuclear

    El incidente registrado el pasado 25 de agosto ha sido clasificado provisionalmente como nivel 3 sobre 7  Fuente:  Bruselas/Madrid - 29/08/2008

    Las autoridades nucleares belgas han recomendado a la población de cuatro localidades del sur del país evitar la ingesta de alimentos frescos -leche, fruta o verduras- producidos cerca de Fleurus, situada al oeste del país, tras el vertido de yodo radioactivo a la atmósfera a través de una chimenea del Instituto de Producción de Radioelementos (IRE), el pasado 25 de agosto.

    El IRE produce isótopos médicos -necesarios para tratamientos como la radioterapia o la quimioterapia- a partir de los tres reactores europeos dedicados a este fin, que se encuentran detenidos actualmente por mantenimiento (el de Francia y Bélgica) o avería (el de Holanda). El pasado martes, tras la fuga, la AFCN decidió parar también su producción. Un incidente que ha sido clasificado provisionalmente como de nivel 3 -incidente importante- en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares (INES) que va del nivel 0 al 7, ha notificado el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) en un comunicado.

    El centro de crisis del Servicio Público Federal del Interior y la Agencia Federal de Control Nuclear (AFCN) han anunciado que, tras los últimos análisis, han detectado "tasas más elevadas que antes" en muestras de hierba recogidas cerca del IRE, informa la agencia Belga. El director del centro de crisis ha recordado que en un primer momento "no se detectó ningún riesgo para el medioambiente" pero debido a los últimos análisis han aconsejado a la población de las localidades de Fleurus, Lambusart, Wanfercée-Baulet y Keumiée que no consuma "durante los próximos días" hortalizas ni frutas de sus huertos, a la espera de obtener los resultados de nuevas pruebas.

    "Las autoridades belgas...han decidido implementar las acciones de protección, en particular en el consumo de productos locales", ha sentenciado la Comisión. Según han comunicado las autoridades del país, el vertido "potencialmnte" podría ocasionar una dosis de 0,10 mSv (milisievert) a tiroides en caso de exposición de un miembro del público que permaneciera junto a la valla de la instalación. "¿Qué hacemos con la gente que ha comido verduras y fruta? ¿Por qué esperar tantos días antes de anunciar medidas?", éstas son las preguntas que se hace Jean-Marc Nolletel, del partido ecologista francófono Ecolo. Este grupo parlamentario considera las medidas tomadas por las autoridades "demasiado tardías".

    El CSN ha asegurado que, de acuerdo con los datos conocidos, el incidente no ha supuesto ni supone un riesgo indebido para la población española ni requiere la adopción de ninguna medida de protección.

    Un derrame de fuel mata a 2.000 pingüinos en Brasil

    Fuente: EFE. EL País.

    Cerca de 2.000 pingüinos han sido hallados muertos y encharcados en fuel en las costas del estado brasileño de Santa Catalina, situada al sur del país, desde el pasado domingo. La cifra podría aumentar porque hay otros 150 ejemplares vivos contaminados, según el Centro de Distribución de Animales Silvestres de Santa Catarina.

    Las autoridades brasileñas sospechan que que la mancha de fuel puede provenir de alguna gran embarcación de las muchas que a diario pasan por la zona, por lo que tanto la Policía como la Marina están sobrevolando el lugar para encontrar el foco del vertido, o que se trate de una mancha del accidente ocurrido en Uruguay en junio que podría haber llegado al litoral de Santa Catarina arrastrada por las corrientes marinas. En la colisión entre el buque carguero griego Syros y el maltés Sea Bird, ocurrida a unos 30 kilómetros de las costas uruguayas, cayeron al agua unos 14.000 litros de combustible.

    La tasa de mortalidad por la contaminación por fuel es tan eleveda porque cuando los pingüinos se manchan de combustiblepierden su impermeabilidad natural y, al no resistir el contacto con el agua helada, acaban muriendo de frío. El Instituto Brasileño de Medio Ambiente (IBAMA) estima que entre un 20 y un 30% de los 150 pingüinos que llegaron con vida a las playas acabarán muriendo.

    Aumentan las zonas sin vida marina en los océanos (Hipoxia)

    Las principales causas son el vertido de fertilizantes al mar y la quema de combustibles fósiles, señala un estudio de 'Science'.- Los expertos afirman que hay 405 áreas muertas, que ocupan 26.500 kilómetros cuadrados

    Las zonas muertas en los océanos del mundo, donde la ausencia de oxígeno impide el desarrollo de vida marina, aumentaron más de un tercio entre 1995 y 2007, revela un estudio que divulga hoy la revista Science. Las principales causas de esta catástrofe oceánica son el vertido de fertilizantes y la quema de combustibles fósiles, aseguran científicos del Instituto de Ciencias Marinas de la Universidad William y Mary de Virginia (EE UU) y de la Universidad de Gotemburgo (Suecia).

    El aumento de las zonas muertas en el mar se ha convertido en el principal agente de presión sobre los ecosistemas marinos. Los científicos lo equiparan al exceso de capturas pesqueras. Afirman que se debe al que ciertos nutrientes -especialmente, el nitrógeno y el fósforo- entran en las aguas costeras y su exceso mata las algas. Al morir, esas plantas microscópicas se hunden hasta el fondo marino y se convierten en alimento de bacterias que en el acto de la descomposición consumen el oxígeno circundante, conocida como hipoxia en lenguaje científico.

    Los efectos adversos de la hipoxia son, entre otros, la pérdida de energía en la cadena alimenticia de la costa. Al dejar sin oxígeno a los habitantes del fondo del mar, como las almejas o los gusanos, sus depredadores se quedan sin alimento.

    Trabajo conjunto

    Según Robert Díaz, profesor del Instituto de Ciencias Marinas, y Rutger Rosenberg, científico de la Universidad de Gotemburgo, en estos momentos existen 405 zonas muertas en aguas cercanas a las costas en todo el mundo, lo que supone una superficie de más de 26.500 kilómetros cuadrados. Díaz ha señalado que en 1995 ya había 305 zonas muertas en todo el mundo. Según este experto, el número de zonas muertas en el mundo a comienzos del siglo pasado era de sólo cuatro y ha ido aumentando hasta 49 a mediados de los años 60, 87 en los 70 y a 162 en los 80.

    Para Díaz, las pruebas geológicas demuestran que las zonas muertas no eran "un fenómeno natural" en la bahía de Chesapeake y otros estuarios. "Las zonas muertas eran raras. Ahora son comunes. Cada vez hay más en más lugares", señala. Y el peligro que existe, según Díaz y Rosenberg, es que en muchas ocasiones sólo se da importancia a la hipoxia cuando ésta comienza a diezmar los organismos que, en última instancia, sirven de alimento a la población.

    Los científicos apuntan como clave para frenar este aumento de zonas muertas el mantener los fertilizantes en tierra e impedir que lleguen al mar. "Es necesario que los científicos y los agricultores trabajen en conjunto para desarrollar métodos agrícolas que minimicen la transferencia de nutrientes desde la tierra al mar", indicó Díaz.

    Fuente: Science/ El Pais

    La radiación liberada por Ascó fue 750 mayor que lo notificado inicialmente

    El Consejo de Seguridad Nuclear cifra en 176,68 millones de becquerelios la actividad recogida hasta el día 12 de mayo.- La información del 7 de abril situaba esa cantidad en 235.000 becquerelios

    El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha reconocido que, a fecha de 12 de mayo, la actividad radiológica de la central nuclear de Ascó alcanzaba los 176 millones de becquerelios, una cifra 750 veces superior a lo notificado el 7 de abril por este organismo. Posteriormente, el 14 de abril, el propio CSN ya elevó esa cifra hasta los 84,95 millones de becquerelios.

    n respuesta a una batería de preguntas de la organización ecologista Greenpeace en relación al escape registrado en la central de Ascó el pasado 27 de noviembre, el CSN informa de que "la actividad total recogida hasta el 12 de mayo corresponde a una actividad de 176,68 millones de becquerelios".

    Las instalaciones de Ascó registraron el pasado 27 de noviembre un escape de partículas radiactivas procedentes de la ventilación de la planta atómica, un incidente que se conoció a principios de abril y que está catalogado como un incidente de nivel 2 dentro de la Escala Internacional de Sucesos Nucleares, que abarca desde el 0 (sin significación para la seguridad) hasta el 7 (accidente grave).

    En otro informe remitido al Defensor del Pueblo (quien solicitó al CSN que aclarase los hechos y medidas adoptadas y previstas), este organismo explica que las primeras mediciones de radiactividad se hicieron basadas "en un modelo inadecuado". Posteriores mediciones permitieron elevar el grado de radiactividad recogido en la central y concretar algunos de los componentes emitidos como el Cobalto 60, una de las partículas más tóxicas.

    Según este informe, la maniobra que originó el suceso "se puede calificar, cuando menos, de deficiente". En concreto, precisa, el 26 de noviembre, mientras se efectuaban las operaciones de descontaminación, el sistema de ventilación normal siguió funcionando, cuando el protocolo obliga a activar el de emergencia para garantizar que cualquier contaminación no saldrá del edificio.

    Al día siguiente, agrega el informe del CSN, la central manipula los monitores de radiación para eliminar la alarma y las consiguientes demandas de actuación y parada de los sistemas de ventilación. Por todo ello, concluye el CSN, "parece incontestable" que el incidente responde al arrastre de la contaminación depositada en los conductos de ventilación compartidos por el sistema normal y el de emergencia.

    El responsable de la campaña de energía nuclear de Greenpeace, Carlos Bravo, ha denunciado que, en su informe, el CSN no ha contestado a muchas de las preguntas requeridas. El informe, asegura Bravo, "reconoce que la central actuó de mala fe, al manipular los aparatos, y que fue enormemente irrespnsable", un comportamiento que, a su juicio, es "delictivo".

    Además, el responsable de Greenpeace ha señalado que una de las cuestiones más importantes sin responder se refiere a si el suceso puede haber tenido impacto ecológico y radiológico, tanto para los trabajadores de Ascó como para la población y el medio ambiente. Por otra parte, como resultado de la visita de un grupo de expertos a Ascó el pasado 29 de abril, la Comisión Europea ha valorado hoy que el sistema de monitorización y de control puesto en marcha por el CSN fue "el adecuado".

     

    Aznalcollar: 10 años después

    Aznalcollar: 10 años después

    Lodos tóxicos para llenar más de 4.000 campos de fútbol

    El 25 de abril de 1998 se rompía la balsa de residuos de la mina de Aznalcóllar (Sevilla) y provocaba uno de los mayores desastres ecológicos de la historia de España.

    Los datos del CSIC indican que, para la limpieza de los 63 kilómetros del cauce del Guadiamar afectados, se movilizaron 860 personas y se utilizaron 500 camiones de limpieza que, durante 208 días recorrieron casi 17 millones de kilómetros, se realizaron más de 15.000 análisis científicos y aparecieron 37,4 toneladas de peces muertos.

    A las 3.30 de la madrugada un vecino anónimo informó a la policía que “había oído un fuerte ruido en la zona del río Guadiamar”. Lo había provocado la rotura del muro de contención de la balsa de almacenamiento de residuos de la mina de Aznalcóllar, que explotaba la empresa sueco canadiense Boliden Apirsa.

    El caso sigue en los tribunales

    La Junta de Andalucía aún reclama 90 millones de euros a la empresa Boliden por el coste de la limpieza de los lodos tóxicos. El proceso continúa en los juzgados ya que, en un primer momento, no se encontró ningún delito penal y los juzgados de la vía civil y administrativa se han declarado no competentes. Actualmente el caso se encuentra en el Tribunal Supremo, a la espera de que decida si se debe actuar por la vía civil o la administrativa.

    Tres especies de animales han sido estudiadas como indicadores del estado de la vida salvaje en la zona tras el vertido: el cangrejo rojo americano, cuya abundancia se vio gravemente afectada por el impacto inicial y se recogieron 170 kilos de especímenes muertos, la cigüeña blanca y la nutria americana, que también se ha empleado como indicador en otros desastres, como el del Exxon Valdez por su carácter de depredador. En el caso de la cigüeña, el registro histórico de sus poblaciones desde 1973 facilitó su estudio como indicador de la calidad ambiental. Los niveles de metales pesados en el organismo de los animales va disminuyendo progresivamente, aunque la estabilización de algunos elementos, como el cadmio, podría señalar una fuente de contaminación diferente al vertido.

    Para la restauración del Guadiamar se intensificó la colaboración de la administración y la comunidad científica. De ese trabajo nació el ‘Corredor verde del Guadiamar’ y se emprendió un importante programa de investigación para regenerar la zona. Diez años después, y con una inversión de unos 200 millones, los rastros del desastre ya casi no son apreciables y los peces y las aves han vuelto a recolonizar la zona, aunque aún no presenta la misma diversidad de especies que antes del vertido.

    Os paso el link al especial que ha realizado El País

    Fuentes: El País y CSIC/ Junta de Andalucía - 2008-04-25 //

    Absuelto el cazador que mató a la última osa autóctona de los Pirineos

    La justicia francesa considera que el hombre disparó por "necesidad" EFE - París - 21/04/2008

    El Tribunal Correccional de Pau (suroeste de Francia) ha absuelto hoy al cazador que durante una cacería de jabalí en el valle de Aspe en noviembre de 2004 mató a Canelle, la que se consideraba la última osa autóctona de los Pirineos. El hombre estaba acusado de "destrucción de especie protegida". La decisión judicial se ajusta a la petición de la Fiscalía que, en el juicio del mes pasado, pidió la absolución del cazador por considerar que disparó por pura "necesidad".

    René Marquèze, de 65 años, insistió a lo largo del juicio en que disparó como último recurso, después de haber intentado sin éxito protegerse del animal, que le había atacado.

    La absolución del cazador ha sido duramente criticada por organizaciones ecologistas, como el Fondo Mundial de la Naturaleza que, en un comunicado, considera que el fallo del tribunal es "un permiso para matar" y supone la desaparición en Francia del "estatuto de especie protegida". Otra asociación ecologista ha reclamado la introducción de "al menos" dos osas en el Pirineo en compensación por la absolución de René Marquèze. La muerte de Canelle provocó en su día una gran conmoción en Francia y llevó al Gobierno a impulsar un plan de repoblación de la especie en los Pirineos, con ejemplares procedentes de Eslovenia, lo que provocó la cólera de cazadores, ganaderos y pastores.

    .. .. ¿Han soltado una tercera osa en la Vall d'Aran, Hvala, para compensar??..Francia suelta una tercera osa en el Pirineo cerca del valle de Aran

    Estudio del CSIC sobre la extinción del Mamut Lanudo

    El hombre remató al mamut, ya diezmado por el calentamiento

    Científicos españoles concluyen que los dos factores acabaron con los enormes mamíferos

    Los investigadores quieren aplicar el mismo sistema a la extinción del neandertal
    Si desea ver el gráfico en PDF haga click en la imagen. Si desea ver el gráfico en PDF haga click en la imagen.JUAN RUIZ SIERRA MADRID Fuente: EL Periódico
    Desde que en 1806 el botánico escocés Mikhail Adams descubriera en Siberia el primer resto fósil de mamut lanudo, la comunidad científica no ha parado de preguntarse por qué este mamífero con colmillos de varios metros y una altura de unos cuatro dejó de caminar por el planeta hace 3.500 años. Unos apuntaban a la exterminadora mano del hombre, otros al fin de la gran glaciación y los últimos a ciertas enfermedades, tres teorías que no se consideraron compatibles hasta hace cuatro años, cuando comenzó a barajarse una combinación de las dos primeras causas como hipótesis más probable. Con el estudio de un equipo de investigadores españoles publicado hoy por la reputada revista Plos Biology, esta corriente ha llegado a su punto álgido. En el trabajo, sus autores afirman que el principal responsable de la extinción del mamut fue el cambio climático, pero que esta habría sido imposible sin los humanos, que asestaron el golpe de gracia al animal.
    El segundo agente exterminador no puede entenderse sin el primero. La caza se cebó en el mamut precisamente porque el aumento de las temperaturas permitió que los humanos se instalaran en zonas hasta entonces inexpugnables para ellos, zonas en las que los enormes mamíferos se habían refugiado tras el cambio de las condiciones climáticas. "Nunca antes se había hecho un análisis combinado de los dos factores", sostiene David Nogués, un geógrafo del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).
    Para llegar a la conclusión de que el clima mató al mamut y el Homo sapiens lo remató, los autores del trabajo --titulado El cambio climático, los humanos y la extinción del mamut lanudo y firmado por Nogués, Miguel Araújo, Jesús Rodríguez y Joaquín Hortal-- relacionaron en distintos periodos las condiciones climáticas y, echando mano de los fósiles que han sido hallados y datados hasta ahora, la población de mamuts: desde 3.500 años antes de hoy mismo hasta 126.000. Esta última fecha es la que ha proporcionado gran parte de la clave que, según los investigadores, permite sostener que la desaparición del mamífero lanudo se debe a la conjunción de dos causas.

    LA DIFERENCIA FUNDAMENTAL
    Hace 126.000 años, la Tierra experimentó un calentamiento similar al que después acabaría con los mamuts, que comenzó unos 8.000 cursos atrás. Las condiciones meteorológicas fueron tan adversas que el animal solo podía habitar en una superficie aproximada de 0,3 millones de kilómetros cuadrados, situada en el norte de Eurasia. Sin embargo, estos mamíferos soportaron entonces la embestida climática. Se refugiaron en zonas frías y esperaron tiempos mejores. ¿Por qué el último mamut murió hace 3.500 años y no hace 126.000?, ¿qué diferenciaba un periodo de otro?
    El Homo sapiens. Hace 126.000 años, los humanos modernos todavía era patrimonio exclusivo de África, mientras que hace 3.500 ya habían llegado hasta Siberia, donde se habían recluido los mamuts. Allí acabaron con ellos.
    Pero el trabajo no acaba aquí. De hecho, puede que esta línea de investigación, basada en la combinación de las condiciones climáticas y la presión antrópica, no haya hecho más que empezar. "Queremos aplicar el esquema para desentrañar por qué se extinguieron otras especies, como los hombres de neandertal --concluye Nogués--. Pero lleva mucho tiempo. En este estudio hemos trabajado durante tres años, y quizá otros se nos adelanten".